Oración por los enfermos ~ Del Papa Pío XII

Madre clemente y piadosa, cuya alma fue traspasada por la espada del dolor, henos aquí, pobres enfermos, junto a ti, en el calvario de tu Jesús.

Elegidos para la sublime gracia del sufrimiento y deseosos de realizar también en nosotros lo que falta a la Pasión de Cristo en beneficio de su cuerpo que es la Iglesia, te consagramos nuestras personas y nuestras penas, con el fin de que tú pongas las unas y las otras en el altar de la Cruz de tu Divino Hijo, como humildes hostias de propiciación por nuestra salvación espiritual y por la de nuestros hermanos.

Recibe, Madre dolorosa, esta consagración nuestra y refuerza en nuestros corazones la gran esperanza de que así como somos partícipes de los padecimientos de Cristo, así también podamos participar de su consuelo en la vida presente y en la eterna.

Amén.