El Rosario, un arma espiritual. [Tres partes, P. Chad Ripperger en español]

Primeros tres Avemarías del Rosario: FE, ESPERANZA, CARIDAD

«Obviamente, para hacer uso del {Santo} Rosario, como arma, debemos estar en estado de gracia y firmes en nuestra fe. Hay una razón para esto: Los santos y, por supuesto, también la Iglesia, nos dicen que ningún sacramental tiene eficacia para el individuo que lo usa si éste no tiene fe en él. Por otro lado, tenemos que estar en estado de gracia, para que nuestra oración amerite algo. Y éste es un punto muy importante. Hay un error muy común, que es: “Si hago algo bueno, Dios me recompensará”. Eso no es verdad. Simplemente, no es verdad. Las buenas obras que hacemos sólo son meritorias a los ojos de Dios, es decir, merecen algo de Dios, si participamos de alguna manera de Su naturaleza. Ha esto lo llamamos: Gracia.»
(Minuto 1:41)

Nuestra Señora, la Virgen María: vencedora de todas las herejías.
“El modernismo: síntesis de todas las herejías.” (San Pío X, 1907)
La única persona que puede vencer el modernismo, aparte de Dios, es Nuestra Señora, la Virgen María.
A los poderes del Santo Rosario tradicional,
como arma contra las cosas a las que nos enfrentamos hoy en día, añadiría lo siguiente:
Enseña a los hombres a ser hombres.
Enseña a las mujeres a ser mujeres.

“Playlist” en YouTube, 3 videos: